Cómo prepararse para una Aventura Inolvidable: Convertirse en Estudiante de Intercambio

Estudiante de Intercambio

Cuando alguien deja atrás lo familiar y se sumerge en lo desconocido para convertirse en Estudiante de Intercambio, está mostrando un compromiso de comprender a otras personas. De aprender sobre el mundo de una manera que ni los libros, manuales ni nadie te podrá mostrar.

Un año escolar en el extranjero redefinirá tu mundo. Descubrirás que cada momento, cada conversación y experiencia desafía tu forma de ver el mundo. Una experiencia llena de retos para la que merece la pena prepararse a conciencia.

Como primer paso, lo más importante es conocer cuáles son los requisitos establecidos por las organizaciones de intercambio que deben cumplir los estudiantes participantes. Los requisitos pueden variar de un país a otro pero por lo general, los más importantes suelen ser:

  • Disponer de un conocimiento suficiente del idioma del país de destino para poder seguir las clases en el colegio. Para poder comunicarse de forma efectiva con la familia, comunidad y amigos. Cuanto mayor sea el conocimiento del idioma más fácil y rápida será la integración y la adaptación. No obstante dependiendo del país, no siempre es este un requisito indispensable. En el caso de Dinamarca u Holanda, por ejemplo, un buen nivel de inglés es suficiente. Si te estás planteando estudiar un curso escolar en un país extranjero, lo ideal es que comiences a aprender su idioma al menos 2 años antes del inicio de la experiencia.
  • Otro requisito importante es tener una alta motivación y ganas de realizar este tipo de experiencia. En muchos casos son los padres los que están motivados en lugar de sus hijos. Los padres son conscientes de los beneficios que aportan este tipo de vivencias. Pero los hijos pueden estar temerosos y tener muchas dudas. Sobre todo si nunca han salido de su zona de confort y no han tenido ningún contacto con personas de otros países. Una forma muy efectiva de alentar a los estudiantes a querer realizar estas experiencias es inscribirlos en programas en el extranjero de corta duración. Son programas no tan efectivos en cuanto a aprendizaje de idiomas se refiere, pero ayudan a que pierdan el miedo e incluso les anima a seguir viajando y viviendo estas experiencias. También ayuda mucho el acoger en casa a au pairs extranjeras o a otros estudiantes de intercambio procedentes de otros países. Este último es el primer paso perfecto para animarles a embarcarse en su propia aventura en el extranjero. Al invitar a un estudiante de intercambio de otro país en tu familia durante un curso, semestre o incluso trimestre académico, comenzarán a comprender verdaderamente lo que significa enriquecer su vida con otra cultura. Comenzarán a sentir la necesidad de hacer algo diferente, trazar su propio camino y descubrir qué hay más allá de su país, ciudad natal, su escuela e incluso amigos. ¡Durante un año escolar puedes atreverte a ser diferente!
  • Disponer de unos resultados académicos buenos y aceptables también es importante. Este suele ser uno de los principales criterios de selección, incluso muchas organizaciones proporcionan becas para estudiantes con altos resultados académicos. Esto suele ser muestra de que se trata de estudiantes maduros, responsables, comprometidos con unos valores que contribuyen a que completen su programa con éxito y a que sean buenos embajadores y representantes de su país en el extranjero.
  • Contar con el apoyo y autorización de los padres es importante también para el éxito del programa. En muchos casos los estudiantes son los que tienen gran interés por realizar el programa, pero sin embargo, los padres son los que tienen miedos y dudas, y muchas veces no llegan a realizarlo por este motivo. Esto no sucede cuando los padres han sido estudiantes de intercambio en el pasado. Todo lo contrario, los que hemos tenido la fortuna de haber sido estudiante de intercambio, haremos todo lo posible porque nuestros hijos quieran y vivan este tipo de experiencias. Pero reconocemos que para nosotros esto es muy fácil. Porque lo hemos vivido, sabemos en qué consiste, qué les va a proporcionar a nuestros hijos y no tenemos ni miedos ni dudas. Sentimos de alguna manera que volvemos a vivir dicha experiencia y nos sentimos emocionados y ansiosos porque ellos la vivan también. Todos coincidimos que fue el mejor regalo que nos hicieron nuestros padres, y por tanto queremos hacer el mismo regalo a nuestros hijos. La mejor manera de que los padres resuelvan sus dudas y disipen sus miedos y temores es hablando con los responsables de las organizaciones especializadas, con padres de otros estudiantes y con los mismos estudiantes. Hagan una lista de sus dudas y preguntas y pónganse en contacto con nosotros sin compromiso, estaremos encantados de ayudarles.

Ser seleccionado como estudiante de intercambio para estudiar un año escolar en Estados Unidos no solo es un honor y un orgullo, sino también una responsabilidad de representar a tu país y comunidad en el extranjero.

Mientras tu hijo se prepara para su viaje, notarás un cambio en cómo los demás lo perciben. Las conversaciones giran en torno a su próxima aventura, y puede recibir consejos y apoyo de compañeros y conocidos. Anima a tu hijo a abrazar esta posición única y la anticipación que conlleva, ya que es un testimonio de la emocionante aventura que le espera.

¡Buen viaje y prepárate para vivir la experiencia de tu vida!

¿Quieres que te ayudemos en tu próxima aventura?


Contacto

Últimas entradas:

DIFERENCIAS ENTRE VISADO J-1 Y F-1

DIFERENCIAS ENTRE VISADO J-1 Y F-1

AÑO ESCOLAR EN ESTADOS UNIDOS: DIFERENCIAS ENTRE VISADO J-1 Y F-1 Comparación y elección de programas con visado J-1 y F-1: Un estudiante internacional puede

Abrir chat
Hola
¿En qué podemos ayudarte?